La Tarjeta de Refugiados la ONU

yasserTodos tienen un nombre, pero nosotros, como palestinos, también tenemos números.

¡Yo, Yasser, por ejemplo, que nací de una familia refugiada en el campamento de Deheishe, tengo una tarjeta con un numero! Esta tarjeta demuestra que yo soy un refugio y espero que también sirva para darnos nuestros derechos y resuelva el problema de los refugiados palestinos. Cuando el estado de Israel fue establecido en el año 1948, unos 800,000 palestinos huyeron de sus casas. La tarjeta de la ONU empezó a ser distribuida en principio de los años 50s.

La UNRWA, la organización que la ONU estableció para ayudar a los refugiados palestinos, tomo la idea de la Cruz Roja que ya había dado tarjetas para asegurar que los refugiados no agarraran mas recursos que habían calculado por cada familia. La mayor parte que agarraron las tarjetas eran los refugiados en los campamentos.

La tarjeta y el estatus de ser un refugiado registrado de la ONU les dio a los refugiados palestinos el derecho a recibir ayuda para la vivienda, educación, servicios médicos y recursos de comida. Al principio, las tarjetas fueron marcadas con agujeros—en este tiempo una familia específica tenia su parte de recursos de la UNRWA. Ahora, cuando la distribución de los recursos de comida fue limitada, nuevas tarjetas han sido distribuidas a los refugiados y los han dividido en refugiados palestinos de primera y segunda clase. La “primera clase” constituye de refugiados todavía viviendo en los campamentos. La “segunda clase” incluye a los refugiados que se han mudado fuera de los campamentos a causa del poco espacio para construir más casas. La segunda clase no recibe el mismo acceso a los servicios ofrecidos por la UNRWA como los refugiados viviendo en los campamentos.

La UNRWA dice que cada día tiene menos recursos y entonces esta diminuyendo los servicios a los refugios palestinos. La organización, recientemente, ha escogido a trabajar para otros palestinos, estableciendo por ejemplo, grupos médicos que viajan a pueblos en áreas aisladas. Aunque estos proyectos son esenciales, hay duda si la UNRWA todavía esta dispuesta y si es capaz de atender a la gente que prometió ayudar cuando fue establecida.

También ha sido claro durante los años que la organización no tiene la capacidad de aumentar la consciencia sobre la situación de los refugiados palestinos o proporcionar una solución justa sobre el problema. Mientras que el problema de refugiados no sea solucionado, y los mismos refugiados no puedan regresar a sus tierras, nosotros como refugiados palestinos todavía necesitamos nuestras tarjetas de la ONU.